lunes, 8 de octubre de 2012

Yo no soy competencia para Rappel


Cuando en los 90 me enteré de que Iridium iba a lanzar una red de satélites para proveer de telefonía móvil con cobertura global mi pensamiento fue "Es una idea genial, si tuviese dinero invertiría todos mis ahorros en esa empresa". En 1999 la empresa quebró.

Cuando Apple presentó el iPod mi primer pensamiento fue "¿Quien va a pagar un precio tan caro por algo que cualquier mp3 normal te puede proporcionar?". No hace falta que os cuente la historia de Apple desde entonces.

Cuando conocí Twitter mi pensamiento fue "No tiene sentido limitar a 140 el número de caracteres cuando podrían ser ilimitados, y podrían ser acompañados de fotos, de videos, etc".

Otra muy buena fue cuando predije la desaparición de las selección nacional de fútbol. Tras años sin pasar de cuartos y con los clubs poniendo cada vez má trabas (con razón) a dejar a sus jugadores, para mi estaba claro que la selección tenía los días contados. Claro que esto fue antes de ganar una eurocopa y luego un mundial y después otra eurocopa...

Conclusión. No soy un buen pitoniso, no te fies de mis previsiones. Avisado quedas.

A cuidarse
Javier Arias González

3 comentarios:

  1. Yo predije, uno detrás de otro: el fracaso de los ratones, el fracaso del Windows y el éxito (in-dis-cutible) del OS/2. Cuenta conmigo para el club.

    ResponderEliminar
  2. jajajaja, buenas predicciones, yo mismo las habría firmado...

    Un abrazo
    Javier

    ResponderEliminar
  3. si te sirve de consuelo las predicciones de Rappel tampoco se cumplen, ha ha

    ResponderEliminar

Los comentarios son bienvenidos en mis blogs. Se agradece y valora la participación y el intercambio de opiniones.

Sin embargo, no voy (no puedo) a contestar a todos los comentarios de mis blogs. Muchas veces no veo como añadir valor con una contestación por mi parte, en otras pesa más mi intención de no repetirme o monopolizar la conversación.

Por favor, si esperas o deseas que conteste a uno de tus comentarios hazlo explícito con un "¿tu que opinas Javier?" o similar.

El blog admite comentarios anónimos y sin moderación, pero borraré lo antes posible todo aquel comentario que no este en la línea del estilo de mis blogs.