lunes, 10 de septiembre de 2012

Conociéndome

Una caída tonta de la bicicleta de montaña acabó con mi brazo derecho roto.

Hasta ahora yo siempre me había afeitado con cuchillas de afeitar, pero dadas las circunstancias me compré una maquinilla eléctrica.

El afeitado con maquinilla eléctrica no me llegó a convencer. Si, es posible que sea más rápido. Si, también es posible que sea más cómodo. Pero, sin duda, apura menos.

Pasadas ya un par de semanas desde la rotura y recuperada ya parte de la movilidad del brazo derecho decidí volverme a mis cuchillas de afeitar.

Me situo delante del espejo. Me humedezco la cara. Me hecho el jabón...

Y cuando cojo la maquinilla caigo en la cuenta que yo, de toda la vida, me afeitaba con la mano izquierda...

Pues ya me conozco un poco mejor.

A cuidarse
Javier Arias González