domingo, 29 de enero de 2012

Reflexiones acerca de una oposición

Estoy pasando unos días en Asturias y en un momento dado me encontré con una conocida a la puerta de un supermercado; me cuenta que estaba preparando una oposición. Algo muy normal en estos días de crisis.

Estos son los datos que me dio en nuestra breve conversación:
Esto me provocó cuatro reflexiones:

Primera reflexión
Me pregunto yo: ¿Por qué un subalterno de la Universidad de Oviedo tiene que ser un funcionario? Yo no le veo el motivo. Entiendo que un Policía o un juez tengan que ser funcionarios. Que tenga que serlo un subalterno de la Universidad de Oviedo no lo entiendo, incluso sin tener muy claro qué es exactamente lo que hace un subalterno en una universidad.

Segunda reflexión
Pero es que además, asumiendo que un subalterno de universidad tenga que ser un funcionario, que, de verdad, es mucho asumir, pienso que el proceso de selección es un proceso excesivamente complicado.

En Septiembre se publican las plazas. En diciembre sale la lista de candidatos. No tengo ni idea cuándo será el examen, pero digamos que dentro de un mes. Otro mes para publicar los resultados y otro par de semanas para reclamaciones. Un mes más para ocupar la plaza. Total que se publica la oposición en septiembre y se ocupan las plazas digamos que en mayo, 8 meses más tarde; y esto, en el caso de muchas oposiciones, es una estimación realmente optimista.

¿Cuanto cuesta a los españoles la selección de esas 42 personas? ¿De verdad no se podría hacer de una forma más eficiente? Ya se qué contestarle al próximo que me diga que los procesos de selección de Google son demasiado largos, complicados y costosos para la empresa.

actualización 12/Jul/2012
La entrada Métodos del siglo XXI para la selección de las elites: el Civil Service Fast Stream del Reino Unido del blog Nada es Gratis apunta como afronta la selección de algunos de sus funcionarios el Reino Unido


actualización 20/Jul/2012
Otra entrada sobre el tema muy relevante del blog Nada es Gratis ¿Como mejorar el sistema de acceso a la función pública? ¿Como mejorar el sistema de acceso a la función publica? (y II)



Tercera reflexión
Esta ineficiencia en el proceso de selección va a provocar que casi 6.000 personas vayan a dedicar varios meses de su vida a estudiar, prácticamente de memoria, la "Ley Orgánica de Universidades" (títulos preliminar, I, II, III, IX y X), los "Estatutos de la Universidad de Oviedo" (títulos I, II, III, IV, V y VI) y el "Estatuto Básico del Empleado Público". Algo prácticamente inútil a no ser que saquen la oposición; la cual, por cierto, 5.936 candidatos tienen muy pocas posibilidades de sacar.

¿No estaría ese esfuerzo mejor dedicado a aprender algo más útil? ¿No sería mejor para todos que esas 6.000 dedicasen todas esas horas a estudiar algo más útil? La entrada Estoy parado, ¿qué hago con mi tiempo? del blog Nada es Gratis (muy recomendable) da algunas sugerencias; y aquí hay una lista de más de 175 recursos para formarse gratis en internet.

Cuarta reflexión
Considero esta ¿anécdota? un síntoma de lo mal que está la situación en España, al menos para las personas sin estudios.

Que casi 6.000 personas consideren una opción razonable invertir tantos esfuerzos para presentarse a una oposición con tan pocas posibilidades de sacarla sólo se puede explicar si el salario de un subalterno de la Universidad de Oviedo (funcionarios de clase E, unos 20.000€ brutos al año) y/o sus condiciones laborales son mucho mejores que lo que podría aspirar una de estas personas en el sector privado. Incluso después de haber dedicando todas esas horas de estudio a otra materias más útiles.

Tres pistas me dieron la respuesta.
  1. La persona que se presenta a las oposiciones dejó caer durante la conversación la siguiente frase (aproximada): "Es que viven muy bien. No hacen nada." Que conste que yo no tengo ni idea de lo que hace un subalterno, si viven bien o no, simplemente traslado la idea que esta persona tenía del trabajo de un subalterno de la universidad de Oviedo.
  2. Al poco me entero de que una chica, cajera en el supermercado en cuya puerta había acontecido la conversación sobre esta oposición, tiene un contrato temporal de media jornada (cuatro horas), pero que en realidad trabaja ocho horas al día y que las cuatro horas que hace de más cada día se las pagan a 3€ la hora.
  3. "Por tanto, la prima salarial de la educación tiene un comportamiento muy inusual en España. Mientras en otros países, el invertir en capital humano cada vez es más valorado por el mercado, la situación ha sido la inversa en España –el mercado ha ido valorando cada vez menos la inversión en capital humano.¿Vale la pena estudiar? (VI) La inusual caída de la ganancia salarial resultante de la educación avanzada
Consecuencia
En España hay 17,8 millones de personas ocupadas, de ellas 3,2 millones son funcionarios (¡¡¡casi un 18%!!!) y muchos millones más la opción más razonable que ven es convertirse en funcionario.

Realmente preocupante.

A cuidarse
Javier Arias González

3 comentarios:

  1. Se te olvida mencionar que esas 6.000 personas pagarán una cantidad (que desconozco) para poder presentarse al examen.

    Aún así es posible que los ingresos no compensen los gastos del examen. No conozco las cifras.

    ResponderEliminar
  2. Vale. Yo soy funcionario. Y de universidad, así que se puede decir que sé de lo que hablo:

    Primera reflexión: Muy sencillo. Todo trabajador en las Administraciones Públicas debe seguir un proceso de igualdad, mérito, y capacidad. De lo contrario, se puede colocar a quien le dé la gana el jefazo de turno. Y sí, aun para un puesto de subalterno, habría vecinos, cuñados, o "amiguitos del alma" que podrían ser colocados a dedo.

    Segunda reflexión: En la Administración se deben cumplir los plazos, y a pesar de lo largos que son, aun hay gente que se queda corta de tiempo y no logra presentar la documentación en plazo.

    Cada aspirante paga una cantidad por derechos de examen, que según la convocatoria que tú mismo has puesto, en este caso son 25 euros. Multiplica 25 por 6000: 150.000 euros. Los trabajadores que tramitan estas oposiciones suelen ser funcionarios adscritos a las secciones de personal, que se dedican a ello (y a más cosas, como son traslados, nóminas, pagos a la Seguridad Social y Hacienda...) y reciben su sueldo. No cobran más por tramitar la oposición. El único coste que las administraciones tienen son el pago de las horas extras que se producen durante los exámenes (un pago que también varía según la administración), pero que ni de lejos podría llegar a los 150.000 euros. Para que te hagas una idea: es como si en una empresa privada cobrasen 25 euros por dejar el currículum. Pues esa empresa se forra.

    De hecho, las oposiciones de este estilo (masivas) suelen dar beneficios a las administraciones. Otra cosa son las oposiciones de cuerpos específicos, más reducidas (una plaza para 30 aspirantes, por ejemplo).

    Alguien puede decir... Si dan beneficios, ¿Por qué no se están haciendo oposiciones todo el rato? Pues porque a un interino se le puede echar a la calle tan ricamente cuando las cosas se ponen feas (a lo ocurrido en Cataluña me remito), y a un funcionario de carrera, pues no.

    Tercera y cuarta reflexión: se podrían poner como una sola. ¿Merece la pena estudiar tanto una legislación que, si no se aprueba, será totalmente inútil? La respuesta te la da la 2ª pista. De sueldo está claro que no (y menos a partir de marzo, cuando nos metan un buen tijeretazo), pero de condiciones laborales... Si tu jornada son 37.5 euros, vas a trabajar esas horas. Y nadie te va a decir nada porque no hagas más. ¿No debería ser eso lo justo, lo que ocurriera en todos sitios, y no solo en la Administración? Si la gente busca estabilidad laboral y condiciones aceptables, ¿Por qué se va a una oposición de este estilo, con 6000 candidatos para 40 plazas? ¿No será porque en la empresa privada se saltan por la torera la legislación, abusan de la buena fe, y explotan a la gente sin más?

    Un par de cosas más. El dato de 3.2 millones de funcionarios que das es erróneo. Esa cifra es la cantidad de gente que trabaja para la Administración, no los funcionarios. Muchos pertenecen a empresas públicas (por tanto son personal laboral, no funcionario) y otros, aun trabajando directamente en la Administración, también son personal laboral. Otro de los "tijeretazos" que va a acometer este gobierno es la eliminación de unas 450 empresas públicas: como es personal laboral, se les puede echar a la calle (con la indemnización establecida legalmente). Por cierto, hay cerca de 4000 de estas empresas, la mayoría creadas por CCAA.

    Genial lo de "no hacen nada"... Si de verdad esa persona ha dicho eso, se va a llevar una gran desilusión. De todas formas, teniendo las condiciones laborales que tenemos los funcionarios (las justas, repito, las que deberíamos tener todos los trabajadores), me parece realmente estúpido querer trabajar en la Administración "porque no se hace nada". Para eso, mejor se está en el paro, ¿no? Ahí sí que no se hace nada.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo voy a darle otro enfoque más a la cuestión: no sé si convocando plazas la administración ganará dinero, pero las cuentas no me salen si resulta que esa plaza no era absolutamente imprescindible, pues no olvidemos que esa persona va a tener un sueldo de por vida, ya haga algo / mucho o se rasque la barriga todo el día, que a todos nos consta que hay de todo en las administraciones.

    Otro problema es con mucha probabilidad, que algunas personas que saquen esa plaza no la ocuparán (¡?) Tengo dos casos muy cercanos en mi familia para exactamente ese puesto! Plaza de subalterno aprobada hace 8 años que todavía no se ha ocupado… en serio ¿qué sentido tiene esto? Ya que estamos haciendo la comparación con la empresa privada, qué empresa busca (porque necesita) a un trabajador y cuando ha aprobado la selección éste comunica a la empresa que “no tomará posesión de su puesto por el momento…”?

    En mi modesta opinión, ésta es la verdadera lacra del sistema funcionarial en España (no de los funcionarios!). Conozco a enfermeras y celadores del hospital central que nunca han aprobado (algunos ni siquiera hecho) una oposición y llevan más de una década trabajando de facto como funcionario mientras se han convocado decenas de oposiciones para sus puestos en los últimos años. Es decir, cuando un opositor no toma posesión de su plaza (por su derecho a pedir excedencia, por estar ocupando otro puesto en la admón, etc), el departamento que ha convocado esa plaza tiene que buscarse la vida mediante traslados, interinos, empresas externas, etc… Este método no me parece serio ni eficaz y me puedo imaginar que es otro factor que encarece gravemente la selección de personal.

    A esto se le suma también el enorme flujo de personas en algunos departamentos de la administración (conozco personas que en 3 años han ocupado 4 puestos diferentes). ¿Cómo podemos esperar que algunos puestos estén desempeñados por gente competente que conoce lo que hace y tiene experiencia en ello si cada X meses están rotando?

    No tengo nada en contra de los funcionarios ni de su trabajo, el que quiera hacer una oposición está en todo su derecho (yo personalmente no la haría en mi vida), con lo que no comulgo es con el sistema de selección y tampoco con la inmunidad de la que gozan los funcionarios.

    Un saludo a todos

    ResponderEliminar

Los comentarios son bienvenidos en mis blogs. Se agradece y valora la participación y el intercambio de opiniones.

Sin embargo, no voy (no puedo) a contestar a todos los comentarios de mis blogs. Muchas veces no veo como añadir valor con una contestación por mi parte, en otras pesa más mi intención de no repetirme o monopolizar la conversación.

Por favor, si esperas o deseas que conteste a uno de tus comentarios hazlo explícito con un "¿tu que opinas Javier?" o similar.

El blog admite comentarios anónimos y sin moderación, pero borraré lo antes posible todo aquel comentario que no este en la línea del estilo de mis blogs.