viernes, 21 de octubre de 2011

Al Spam que te vas

Hoy cuando he abierto mi cuenta de gmail he visto que tenía un montón de correos pendientes de leer.

Hoy he debido tener el día fresco porque hoy me he caído en la cuenta de que la mayoría de esos correos eran newsletters que todos los días borraba sistemáticamente.

Hoy decidí borrarme de la mayoría de ellas.

¿Un email de la newsletter de Accorhoteles.com? Lo abro (no cargo las imágenes), me voy al final del email y encuentro el link "unsubscribe". No es que sea fácil de encontrar pero ahí está. Hago click en el link, aterrizo en una página que me pide confirmar mi decisión, la confirmo, Done!

¿Un email de la newsletter de Charlie Rose? Igual. ¡Bien!

¿Un email de la newsletter de Levi's? Lo mismo, ningún problema. Hoy debo estar de suerte.

¿Un email de BuyVIP? Ups, resulta que en la página que he aterrizado me preguntas mi nombre de usuario y mi contraseña...

Mira, no me acuerdo y hoy estoy demasiado vago para intentar tu proceso de recuperación de mi cuenta, pero como sigo queriendo no volver a ver tus correos hoy he decidido que...

¡al Spam que te vas!

moraleja:
Si tu negocio depende de la tasa de entregas de los emails que envías a tus potenciales clientes asegúrate de que éstos tienen una forma rápida y sencilla de darse de baja.

El boton de Spam está a un sólo click y el efecto para el usuario será el mismo que si se hubiese dado de baja. Para quien no será lo mismo será para tu tasa de entregas, cuantos más usuarios te consideran spam más baja será tu tasa de entregas.

A cuidarse
Javier Arias González