viernes, 14 de enero de 2011

El pataleo de los pequeños comerciantes

En twitpic se ha visto esta foto de un anuncio a la puerta de una tienda de zapatos en Francia:


Aparentemente (mi traducción al castellano de la traducción al inglés que me pasó un compañero) lo que dice es:
"Nuestros zapatos están a disposición sólo para los clientes reales, no somos el probador de internet. Los que prefieren dar su dinero a websites en vez de hacer trabajar sus tiendas de proximidad, asumid vuestra elección hasta el final. En lugar de poner vuestros pies en nuestros modelos de exposición para conocer la talla, pregunta a tu amigo el ratón y pruebate tu disco duro"
No lo tienen fácil los pequeños comercios ante el empuje de internet, precisamente la experiencia de Zappos prueba que se pueden vender por internet productos que necesitamos probarnos, pero no creo que lo más eficaz sea este pataleo. Yo me quedo con uno de los comentarios a la imagen (aqui en francés y aqui en castellano traducidos por Google Translate): "Las especies que sobreviven no son las especies más fuertes ni los más inteligentes, sino los más que mejor se adaptan a los cambios.".

En vez de poner un cartel para ahuyentar a aquellos clientes que vienen sólo a probar zapatos para luego comprarlos por internet ¿por qué no pones un cartel animando a los que quieren comprar zapatos por internet a que se pasen a probarlos por tu tienda?. Asegúrate de que tienes wifi gratis en tu local, de que pueden hacer el pedido desde tu tienda, ofréceles incluso tu tienda para recibir el paquete y que se pasen por ella a recogerlo. Por supuesto anímales a hacer check-in en Foursquare, Google Places, Facebook Places y en lo que sea places. Anímales a compartir fotos geolocalizadas de los zapatos, a que tengan una video conferencia con su madre para para preguntarles

Céntrate en definitiva en traer tráfico de compradores de zapatos a tu tienda. Que no te preocupe que no siempre te compren a ti, muy mal se te tiene que dar para que no encuentres la forma de ganar dinero de todas esas personas que están dispuestas a gastar dinero en algo sobre lo que tu sabes y que visitan una y otra vez tu tienda. Puedes vender zapatos exclusivos que no se puedan encontrar en internet, complementos, cobrar por los cafés, aprovechar la compra impulsiva, hacer matching del precio, ganar conocimiento...

En definitiva no te "enfurruñes" y piensa como puedes adaptarte.

Update 12/7/2012
Un artículo interesante en esta línea Is the future of retail showrooming?

A cuidarse
Javier Arias González