viernes, 14 de enero de 2011

El pataleo de los pequeños comerciantes

En twitpic se ha visto esta foto de un anuncio a la puerta de una tienda de zapatos en Francia:


Aparentemente (mi traducción al castellano de la traducción al inglés que me pasó un compañero) lo que dice es:
"Nuestros zapatos están a disposición sólo para los clientes reales, no somos el probador de internet. Los que prefieren dar su dinero a websites en vez de hacer trabajar sus tiendas de proximidad, asumid vuestra elección hasta el final. En lugar de poner vuestros pies en nuestros modelos de exposición para conocer la talla, pregunta a tu amigo el ratón y pruebate tu disco duro"
No lo tienen fácil los pequeños comercios ante el empuje de internet, precisamente la experiencia de Zappos prueba que se pueden vender por internet productos que necesitamos probarnos, pero no creo que lo más eficaz sea este pataleo. Yo me quedo con uno de los comentarios a la imagen (aqui en francés y aqui en castellano traducidos por Google Translate): "Las especies que sobreviven no son las especies más fuertes ni los más inteligentes, sino los más que mejor se adaptan a los cambios.".

En vez de poner un cartel para ahuyentar a aquellos clientes que vienen sólo a probar zapatos para luego comprarlos por internet ¿por qué no pones un cartel animando a los que quieren comprar zapatos por internet a que se pasen a probarlos por tu tienda?. Asegúrate de que tienes wifi gratis en tu local, de que pueden hacer el pedido desde tu tienda, ofréceles incluso tu tienda para recibir el paquete y que se pasen por ella a recogerlo. Por supuesto anímales a hacer check-in en Foursquare, Google Places, Facebook Places y en lo que sea places. Anímales a compartir fotos geolocalizadas de los zapatos, a que tengan una video conferencia con su madre para para preguntarles

Céntrate en definitiva en traer tráfico de compradores de zapatos a tu tienda. Que no te preocupe que no siempre te compren a ti, muy mal se te tiene que dar para que no encuentres la forma de ganar dinero de todas esas personas que están dispuestas a gastar dinero en algo sobre lo que tu sabes y que visitan una y otra vez tu tienda. Puedes vender zapatos exclusivos que no se puedan encontrar en internet, complementos, cobrar por los cafés, aprovechar la compra impulsiva, hacer matching del precio, ganar conocimiento...

En definitiva no te "enfurruñes" y piensa como puedes adaptarte.

Update 12/7/2012
Un artículo interesante en esta línea Is the future of retail showrooming?

A cuidarse
Javier Arias González

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo Javier que con Internet, los comercios Brick&Mortar, tienen adaptarse. Ahora, creo que en este caso en concreto, la jugada no es obvia.

    Si el comercio pone fácil la visita a su local como "probador", no cambiará el patrón de comportamiento de ese tráfico extra que le visitará: irán para probarse los zapatos y comprarlos en Zappos, con su 25% de descuento. Si hay arbitraje, se explota. No tengo claro que el incremento de tráfico cubra el incremento de costes para el comercio (mano de obra, wi-fi, sitios para sentarse, enchufes, etc.).

    Creo que es más el consumidor quien debe desarrollar una ética de consumo.
    No veo demasiada diferencia entre este tipo de comportamiento y la descarga de una película por P2P.
    En este caso que describes, el comercio incurre en unos costes por desempeñar su actividad en la ciudad: alquiler, costes de distribución, almacenamiento, mano de obra, etc. En cambio, su competidor, Zappos, tiene una estructura mucho más ligera de costes. De ahí que pueda ofrecer ese descuento. Al final, el cliente, va a esa tienda, disfruta de de la infraestructura que precisamente le permite acertar con la talla pero no paga por ella. Es una transferencia de valor entre el comercio y el cliente. El cliente paga un 70% del PVP del comercio y se ahorra un 30%. En cambio el comercio, paga solito ese 30% puesto que no deja de pagar alquiler, stock, etc.
    Los que son felices en esta foto son el cliente y el eretailer, que de repente se encuentran probadores gratis diseminados por la ciudad.
    Si vas a una tienda y disfrutas de los servicios, lo suyo es asumir ese tipo de cargos. Si no lo haces, eres pícaro y te estás aprovechando. En España igual va con nuestra idiosincrasia. En Suiza, no estaría demasiado bien visto.

    Fíjate, una derivada lógica sería que el comercio alquilara sus zapatos para las compras online.

    ResponderEliminar
  2. Hola Dolmos,

    Desde luego la jugada no es obvia, y no pretendía yo que mis sugerencias fuesen la solución para los pequeños comercios; como digo en la entrada "no lo tienen fácil los pequeños comercios ante el empuje de internet...".

    Sea como sea me parece mala idea que un zapatero ponga un cartel en el que le pide a una persona que tiene intención de comprarse unos zapatos en el futuro pidiendo que no entre en la tienda. Aunque la intención sea comprárselos por internet.

    A cuidarse
    Javier Arias González

    ResponderEliminar

Los comentarios son bienvenidos en mis blogs. Se agradece y valora la participación y el intercambio de opiniones.

Sin embargo, no voy (no puedo) a contestar a todos los comentarios de mis blogs. Muchas veces no veo como añadir valor con una contestación por mi parte, en otras pesa más mi intención de no repetirme o monopolizar la conversación.

Por favor, si esperas o deseas que conteste a uno de tus comentarios hazlo explícito con un "¿tu que opinas Javier?" o similar.

El blog admite comentarios anónimos y sin moderación, pero borraré lo antes posible todo aquel comentario que no este en la línea del estilo de mis blogs.