jueves, 22 de abril de 2010

De San Francisco a Madrid a pesar del volcan

Por motivos de trabajo la semana del 12 al 18 de Abril estaba en Mountain View (California). La erupción de un volcán en Islandia esa misma semana provoca que la cancelación de mi vuelo San Francisco-Munich-Madrid, originalmente planeado para el viernes 18. Este es el relato lo más telegráfico que he podido de mi aventura tratando de volver a casa.

Viernes 16 de Abril.

Llamo a la central de reservas de Lufthansa y las líneas están saturadas.

En la página web, sección ponerse en contacto con email, relleno y envío un formulario preguntando que opciones tengo. Aparece inmediatamente en mi inbox un correo automático en el que dicen que han recibido mi pregunta y que la comienzan a procesarla "inmediatamente".

Después de mucho intentar consigo ponerme en contacto con la central de reservas. Me dicen que mi vuelo está cancelado y me ofrecen cambiar mi billete para otro vuelo. El siguiente vuelo disponible es un San Francisco-Frankfurt-Madrid operado por United Airlines el Martes 20 de Abril. ¡Cuatro días más tarde!

¿No tienen otro antes? [especulación]si que los tienen, pero que a la gente normal no se los dan[/especulación]

Pues no, es lo que hay.

Bueno, pues resérveme plaza en ese.


Le comento que la compañía tiene que hacerse cargo de mi hotel y mi manutención hasta entonces y me dice que eso lo tengo que ver en el aeropuerto.


Hago el checkout de mi hotel. Me pillo un taxi y me planto en el aeropuerto. Los mostradores de Lufthansa están cerrados. Hay una cola de unas 20 personas donde se supone que atenderán este tipo de casos. 

Me toca esperar una hora aproximadamente.


Cuando sale el personal de Lufthansa nos dicen que el vuelo está cancelado y que no deberíamos haber ido al aeropuerto. Estamos bien.

Cuando les preguntamos por el hotel y manutención nos contestan que no están obligados (y puede que tengan razón según la sección 14 de este documento) y que sólo nos pueden ofrecer dos opciones: o meternos en otro vuelo o devolvernos el dinero. Para las dos cosas hay que llamar a la central de reservas. Ellas no pueden resolver nada están “sólo para informar”.


Como ya tengo vuelo pues me dedico a buscar hotel en San Francisco. Lo encuentro con relativa facilidad, busco otro taxi y me voy al hotel.

Sábado 17 y Domingo 18 de Abril

Precioso fin de semana en San Francisco. 

Lunes 19 de Abril

Trabajo desde la oficina de Mountain View

Por la noche consulto con internet.

En la página de Lufthansa dicen que todos sus vuelos de larga distancia ya están operativos. Se esperan retrasos pero no cancelaciones. ¡Bien!

¡Vaya! Para los vuelos operados por otras compañías vaya usted a consultar con su página web.

En la págína de United Airlines dice que el vuelo sigue programado. ¡Bien!

Me acuesto a dormir, pero me pongo el despertador a las 7:00 de la mañana porque no me fio.

Martes 20 de Abril. 

Me despierto. 

Consulto la página web de Lufthansa, todo sigue igual: ¡Bien!

Consulto la página web de United: Caramba. ¡Han cancelado mi vuelo!

Como ya me se la película intento llamar a la central de compras de Lufthansa. Sigue saturada.

Ignoro la posibilidad de enviar un mail a Lufthansa. Todavía estoy esperando a que procesen "inmediatamente" mi mail del pasado viernes 16.

Intento hacer el cambio del billete por internet.

¡No es posible! ¿Por qué si puedo reservar fácilmente por internet no puedo cambiar el billete por internet? ¿Por qué es necesario llamar a una central de reservas? [especulación]Porque ya te han vendido el billete, favorecerte el cambio del billete lo ven como un coste[/especulación]

Insisto en mi intento de ponerme en contacto con la central de compras de Lufthansa.

Después de muchos intentos. ¡Bingo! Me contestan y me ofrecen cambiarme el billete.

Un vuelo San Francisco-Frankfurt-Madrid. Operado por Lufthansa (una página web menos a consultar). El próximo Martes 27 de Abril. ¡Siete día más tarde!

Queriendo asegurarme una opción de vuelta a casa le digo que si, que vale, que me reserve ese billete.

Me pongo a buscar alternativas.

En algunas páginas ofrecen billetes para el vuelo que a mi me han cancelado. En otras directamente no ofrecen vuelos hasta Mayo. Las que tienen vuelos no bajan de los 4.000€ [especulación]Esta crisis aérea le está viniendo muy bien a muchas compañias aéreas[/especulación]

Empiezo a buscar alternativas desde New York.

Entro en la página de Iberia. Selecciono un vuelo New York - Madrid para el Miércoles 21. Me ofrece uno por 2.800 dólares. Es muy caro, pero visto el panorama lo compro.

Resuelvo el vuelo San Francisco - New York sin problema.

Me voy a la oficina.

En el autobús que me lleva a la oficina repaso el itinerario. ¿Qué es esto? El vuelo de Iberia es el 21 ¡¡DE MAYO!!

Pero que he hecho. ¿Sería que era temprano y estaba dormido? ¿Que me equivoqué? ¿Que no me entero?.

Bueno, pues si. Todo eso y que en la página de Iberia la fecha que ofrecía por defecto era el día 24 de Abril. Y si cambiabas el día al 21, automáticamente te cambia el mes a Mayo (verificado una y otra vez). Sin decirte nada. Total para que.

Bueno, no pasa nada. Lo bueno que tiene haber pagado 2.800 dólares por un billete es que te permite devolverlo en cualquier momento. Lo devuelvo y en paz.

Me voy a la web de iberia y me encuentro con que no se puede devolver un billete por internet. ¿Por qué si he podido comprar un billete por internet no lo puedo devolver también por internet? [especulación]Porque ya te han vendido el billete, la devolución del billete lo ven como un coste[/especulación]

¿Que es lo que hay que hacer para devolver un billete?. Muy fácil llamar a un 807 con un precio de entre 0.40 y 0.75 céntimos de euro por minuto. Iberia aprovechando para recaudar fondos.

Pero yo estoy en Estados Unidos. No puedo llamar a un 807.

No hay problema pido que me lo anulen desde España. 

Lo primero que me comentan desde España es que hay una música de espera en el 807. Iberia aprovechando para seguir recaudando fondos.

Lo segundo que me comentan desde España es que la devolución del billete tiene un coste de 30 euros en gastos.

No le salió nada mal la operación a Iberia. Aproximadamente 35 euros por nada. Buen negocio.

Me queda resolver el problema New York - Madrid. Pero ahora tengo dos opciones. Líneas Aereas de Israel o Royal Air Maroc.

Me decido por las líneas aéreas de Marruecos. El plan es salir el mañana miércoles 21 a las 20:20 desde New York con destino a Casablanca. Llegar a Casablanca a las 07:45 de la mañana. Esperar tres horas y cuarto y salir desde Casablanca a las 11:00 para llegar a Madrid a las 14:35. 1.400 Euros. Caro, pero no una locura. Me lo compro.

Me voy al aeropuerto. 

Vuelo San Francisco - New York perfecto. Sin exagerar, el mejor vuelo de mi vida.

Checkin en el hotel. A dormir.

Miércoles 21 de Abril

Trabajo desde la oficina de New York. Me dicen que el Jueves hay una reunión importante a la que tengo que atender. 

No hay problema. La reunión es a las 18:00 y yo llegaré a Madrid a las 14:35. Tengo tiempo de sobra.

A las cuatro de la tarde llega la respuesta al formulario que había enviado a Lufthansa el Viernes 16. ¡Cinco días más tarde! diciendo que sienten no haber respondido a tiempo y que para cualquier duda que llame a la central de reservas.

A las 17:00 me pillo un taxi. El tráfico está fatal y llego al aeropuerto a las 18:15. Tengo tiempo de sobra.

Miro los monitores y veo que mi vuelo está retrasado. En vez de salir a las 20:20 los monitores dicen que saldrá a las 20:30. ¡Sólo son 10 minutos!

Me voy directo a facturar. El que me atiende me comenta que hay dos vuelos y que el mío ya no es el vuelo 201 sino que es el 203 y que sale a las 23:30. ¡Más de tres horas de retraso!

Perdón. ¿Cómo dice?.

Que si, que si. Que no pasa nada. Es que tenemos dos vuelos. El 201 y el 203 que estamos repartiendo a la gente y que te ha tocado el 203. El 201 saldrá a las 22:30 y el 203 a las 23:30. Pero no se preocupe "que nosotros volamos".

[especulación]Estos de Royal Air Maroco han aprovechado la coyuntura para vender más billetes para un segundo avión y ahora están intentando gestionarlo como pueden[/especulación]

Venga vale. ¿Y mi tarjeta de embarque del vuelo Casablanca - Madrid?

Pues no puedo dártela porque el vuelo está todavía cerrado. Tendrás que sacarla cuando llegues a Casablanca.

Voy a intentar pasar el control de seguridad y la persona que controla las tarjetas de embarque me dice que nones. Que el vuelo 203 no sale en los paneles que yo no paso. Le cuento el tema de los dos vuelos y se va a informarse. Después de un rato vuelve y me deja pasar.

Paso el control de seguridad y me voy a la puerta de embarque. Después de todo en la terminal 1 del JFK no hay nada que ver/hacer.

Me siento al ordenador.

El vuelo 201 empieza a embarcar a las 23:00.

Dan las 12:00 de la noche. Esta claro, he perdido el vuelo de Casablanca a Madrid y muy probablemente no voy a poder asistir a la reunión importante de mañana Jueves.

Se viven momentos de tensión en el mostrador de embarque. Están pasando a personas del vuelo 203 al 201. Pero nadie sabe el criterio que siguen. Cuando preguntas la única respuesta es "en este momento no tengo información que ofrecer".

Quedamos en la puerta unas 50 ó 60 personas. Parece que el vuelo 201 está lleno. Más momentos de tensión. ¡Pero esto que es! 

Da la una de la madrugada. El vuelo 201 se las pira. El representante de la Royal Air Maroco nos dice que nuestro avión tiene una avería pero que ya está "al 90%" que en "hora, hora y media" embarcamos. 

Esto tiene muy mala pinta.

Tres y media de la madrugada. Han pasado 7 horas desde que el vuelo debería haber salido y nos llaman a embarcar. ¡Bien!

Cuatro de la mañana, el vuelo despega.

Es un vuelo raro. El avión está casi vacío por lo que aprovecho y me cojo tres asientos para dormir tumbado.

A una hora indeterminada me despierto con un hambre atroz. No me extraña en la oficina de New York se come a las 12:00 y desde entonces no había tomado bocado.

Me levanto. Todo el mundo duerme. ¡Incluso las azafatas! Están tumbadas en los asientos durmiendo en la parte de atrás como si fueran pasajeros.

Me voy a la cola del avión y me encuentro a un pasajero comiendo.

¿y tu de donde has sacado esto?.

De aqui. Y el tio se pone a sacar los carritos de comida del avión.

Yo, acuciado por el hambre, me pongo a rebuscar hasta que encuentro una  bandeja de desayuno. Esto no es normal ¿no? Las azafatas durmiento tranquilamente y yo asaltando los carritos de comida.

Me pongo a comer. Un momento campeón, que el yogur está caducado. ¡Desde hace quince días!


Con temor, pero también con mucha hambre me como el croisant y la magdalena de chocolate. El yogur lo dejo.

Un avión recién reparado, la tripulación dormida, la comida caducada. No son las señales más alagüeñas, pero oye, el avión vuela (¿milagrosamente?) y acaba aterrizando en Casablanca.

Son las 15:00 de la tarde. He perdido mi conexión hacia Madrid. Esta claro que ya no llego a la reunión en Madrid. Me voy al mostrador de tránsito y me asignan a un vuelo a Madrid que sale a las 16:30. ¡Bien!

Dan las 16:30 y no hay signos que de vayamos a embarcar en el corto plazo. Esto vuelve a pintar mal.

Me llega un email de Lufthansa diciéndome que todos sus vuelos ya están operando con normalidad. Pues ya me quedo más tranquilo.

Un montón de pasajeros con destino a Milán se empiezan a agolpar en la puerta del vuelo a Madrid. Están bastante mosqueados, al parecer llevan mareándoles de una puerta a otra todo el día.

Empiezan a protestar. Hay ¿¡aplausos!?, chillidos y empujones. Aparecen tres policías. Eso si, con mucha calma.

De repente llaman a embarcar a los pasajeros con destino a Madrid. Pero la puerta esta tomada por los pasajeros con destino a Milán.

Inexplicablemente son ellos los que entregan sus tarjetas de embarque y se suben al avión.

Los pasajeros con destino a Madrid estamos confundidos. Las azafatas lo único que dicen es: "En este momento no tengo información que dar".

[especulación]Para mi que los pasajeros con destino a Italia nos han birlado el avión[/especulación]

Nos toca esperar. No mucho, pero con el nivel de confusión reinante la espera se hace eterna.

Llega un avión y embarcamos. 

A las 19:00 despegamos. ¡Bien!

Llegamos a Madrid sin problema.

Ahora la maleta. Si llega será prácticamente un milagro.

Pues no sólo llega sino que sale la primera. Ole, ole y ole.

Aun asi esto no impide que las compañías aéreas pasen a formar parte de la lista, junto a bancos y operadores de telefonía e internet, de empresas que deberían cambiar su forma de tratar a sus clientes. 

Taxi y para casa. Que ya esta bien de tanto viaje.

A cuidarse
Javier Arias González