miércoles, 6 de octubre de 2010

¿Pueden los traductores automáticos traducir poesía?

Traducir textos automáticamente es algo que hace unos años parecía imposible.

Con el desarrollo de los sistemas de traducción automática estadística lo que parecia imposible es, a día de hoy, una realidad. Cierto que no son perfectos, pero en muchos casos de uso, cada vez más, tienen una "calidad suficiente".

Viendo la evolución en calidad de los traductores automáticos, de Google Translate en particular, a mi me quedan pocas dudas de que en el futuro podrán traducir con "calidad suficiente" no sólo textos sino también chats, mails y conversaciones, incluso conversaciones telefónicas.

Donde yo siempre había puesto el límite es en la traducción de poesía. Traducir poesía no es sólo traducir frases. A la vez que se traduce hay que mantener la estructura métrica, la rima, etc, etc. ¡Tarea imposible para los ordenadores! pensaba yo.

Pero podría ser que yo estuviese equivocado. 

Acabo de ver que Google ha publicado en su Research Blog un artículo en el que presentan un trabajo explorando las posibilidades de traducir poesía de manera automática. La conclusión es la esperada. Se puede hacer que un traductor automático tenga en cuenta la longitud de los versos, la métrica y la rima, pero esto tiene un impacto negativo en la calidad de la traducción. Aun así los ejemplos que se muestran en el documento demuestran que la aproximación puede ser válida. 

¿Quien sabe? De momento yo lo que creía imposible ya no lo creo tanto.

A cuidarse
Javier Arias González

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son bienvenidos en mis blogs. Se agradece y valora la participación y el intercambio de opiniones.

Sin embargo, no voy (no puedo) a contestar a todos los comentarios de mis blogs. Muchas veces no veo como añadir valor con una contestación por mi parte, en otras pesa más mi intención de no repetirme o monopolizar la conversación.

Por favor, si esperas o deseas que conteste a uno de tus comentarios hazlo explícito con un "¿tu que opinas Javier?" o similar.

El blog admite comentarios anónimos y sin moderación, pero borraré lo antes posible todo aquel comentario que no este en la línea del estilo de mis blogs.