martes, 28 de septiembre de 2010

Teléfonos, Tablets y App Stores para todos




Viendo las noticias de los últimos días uno diría que los principales actores del mundo móvil e internet se han puesto de acuerdo en que necesitan tener en su oferta un teléfono, un tablet y un App Store y aquellos a los que les falta una de las tres piezas o bien se apresuran a presentar su apuesta (no hay que perder la campaña de navidades) o bien se sospecha que se lo están pensando.

El caso es que yo creo en muchos casos se trata de un movimiento estratégico erróneo. 

Si descontamos la posibilidad de ejecutar aplicaciones, tanto los teléfonos como los tablets son plataformas cuya estructura permitiría la existencia de múltiples actores en el segmento, exactamente igual que en el mundo de los pcs o en el de los teléfonos móviles hasta la aparición del iPhone. 

Lo que cambia todo el escenario es la posibilidad de los teléfonos y tablets de ejecutar aplicaciones. 

Parece claro que un teléfono o un tablet con un App Store en el que existen muchas aplicaciones es más valioso para el usuario que uno que tiene pocas aplicaciones o que no tiene App Store. Por eso el interés de todos en tener su propio App Store ofreciendo muchas aplicaciones.

Pero la asociación de los teléfonos y tablets a un App Store, en definitiva su capacidad de ejecutar aplicaciones, tienen una estructura de plataforma totalmente distinta. Una estructura con dos características:

Los fuertes efectos de red
Como plataforma un App Store sirve a dos tipos de "clientes". Por un lado a los usuarios, por otro a los desarrolladores de aplicaciones. Como en todas las plataformas se producen efectos de red, cuantos más usuarios tenga la plataforma más desarrolladores crearán aplicaciones para ella y cuantas más aplicaciones tenga la plataforma más usuarios querrán usarla.

En el caso de los desarrolladores el efecto de red es especialmente fuerte ya que su posibilidad de beneficio esta relacionada con el número de usuarios de la plataforma. Es decir, que si por los desarrolladores fuese existiría sólo una App Store.


El coste de tener múltiples plataformas es muy alto
Y lo es para los dos "clientes". Para los desarrolladores es muy costoso desarrollar para varias plataformas a la vez. Serán muy pocos los desarrolladores que creen versiones de sus programas para las App Store de Apple, Google, RIM, Nokia, Microsoft, Facebook, Amazon, Verizon y la Wholesale Application Community. Lo que los desarrolladores harán de forma natural será desarrollar sólo para aquellas plataformas que consideren "ganadoras".

Para los usuarios también es muy costoso el tener dos plataformas. Desde luego van a ser pocos los usuarios que tengan varios teléfonos cada uno de una plataforma distinta y muy probablemente el que tenga un teléfono en una plataforma tenderá a tener el tablet en la misma. 

Es decir, las App Stores son plataformas con fuertes efectos de red en un "cliente" de la plataforma, los desarrolladores de aplicaciones, que a su vez tiene un coste muy alto para soportar varias a la vez. Justamente las características de una plataforma con estrutura "sólo puede quedar uno" (winners-take-all). Por ilustrarlo con ejemplos las App Stores son plataformas con la misma estructura que los sistemas operativos para los ordenadores (Window y a mucha distancia Mac y Linux), los sistemas de video (VHS, Beta y Video 2000), los sistemas de DVD (Blue-Ray, HD DVD) o las consolas de juegos (Sony, Xbox, Nintendo).

Entonces, sabiendo que sólo quedarán unos pocos App Stores en el mercado, ¿Qué sentido tiene ser el enésimo player que lanza su App Store al mercado?

A cuidarse 
Javier Arias González