domingo, 25 de enero de 2009

Un plan contra la crisis

Leo en la editorial de hoy del periódico El País un artículo que con título Un plan contra la crisis en el que aparece la siguiente frase como una de las recetas para salir de la crisis:

"Cualquier nivel de endeudamiento, por oneroso que parezca, estará justificado si se destina a inversiones en los mercados de energía [renovables o alternativas añado yo], nuevas tecnologías, educación y sanidad"

Por la cabeza se me pasó como un relámpago un pensamiento que no puedo reprimir el reflejar en este blog. 

"A buenas horas mangas verdes"

Eso habría que haberlo reclamado machaconamente durante los últimos 10 años de crecimiento económico. De haber seguido esa filosofía de inversión la crisis en este país habría tenido otro aspecto.

A cuidarse
Javier Arias González

1 comentario:

  1. Ayer (26.01.09) Caro y yo seguimos el programa "Tengo una pregunta para Vd." en el canal internacional y pudimos constatar que efectivamente ése parece ser el mensaje de "esperanza" en el discurso actual del gobierno. Y efectivamente no sólo España sino todos los países industrializados tenían que haber recurrido a este tipo de inversiones mucho antes, que, no habiendo solucionado los orígenes de la crisis en la que nos hemos metido (caída de bolsas, escándalos financieros en el mundo y en España adicionalmente la "caída del ladrillo") podría haber creado una buena balsa económica en la que poder flotar actualmente.
    Por otra parte, y centrándose en la crisis específica de España yo llevo ya años preguntándome: ¿de verdad que nadie se dio cuenta al comprar un piso con los precios históricos más altos y firmar una hipoteca (de interés variable) con también bajos históricos, que era sólo una cuestión de tiempo cuándo se iba a dar la vuelta a la tortilla? ¿De verdad que fue todo el mundo tan ingenuo? ¿Pensaba todo el mundo invertir en pisos para venderlos al cabo de dos años con el precio triplicado? ¿Y hasta cuándo pensaban los constructores seguir construyendo en España, querían acaso cubrir la Meseta Castellana de bloques de viviendas? ¿Y qué pasa con los encofradores, carpinteros, albañiles, etc, que surgieron como champiñones en los últimos años (y que dicho sea de paso se forraron en la época de "vacas gordas")? Y sin mencionar a los bancos concediendo hipotecas a diestro y siniestro a todo hijo de vecino...
    Yo opino que no había que tener una bola de cristal hace unos años para vaticinar que todo esto iba a acabar como el rosario de la aurora...
    Y lo que personalmente no me parece lícito es ir ahora a llorar al Gobierno (sea quien sea quien esté en el gobierno) y pedir (casi "exigir") ayudas...¿quién tiene que pagar el pato al final...?

    Salud y buenos alimentos a todos
    Fran

    ResponderEliminar

Los comentarios son bienvenidos en mis blogs. Se agradece y valora la participación y el intercambio de opiniones.

Sin embargo, no voy (no puedo) a contestar a todos los comentarios de mis blogs. Muchas veces no veo como añadir valor con una contestación por mi parte, en otras pesa más mi intención de no repetirme o monopolizar la conversación.

Por favor, si esperas o deseas que conteste a uno de tus comentarios hazlo explícito con un "¿tu que opinas Javier?" o similar.

El blog admite comentarios anónimos y sin moderación, pero borraré lo antes posible todo aquel comentario que no este en la línea del estilo de mis blogs.